PULSAR IMAGENES PARA AMPLIAR
PULSAR IMAGENES PARA AMPLIAR
PULSAR IMAGENES PARA AMPLIAR
 
  Mas Colomer  
Perdiguero de Burgos Afijo 27/07  
     

Hola amigos, me llamo Rubén García y soy socio de la Asociación Española del Perro Perdiguero de Burgos desde el año 2001.

   Quisiera explicaros el por qué Perdiguero de Burgos, y para ello os pondré un poco en antecedentes. Yo soy natural de Bargota, pueblo de la merindad navarra de Tierra Estella. Su orografía es de media montaña yendo desde los 300 a los 900 metros de altitud. Sus cultivos principalmente son cereal, viña y olivo; y su vegetación natural es de carrascas y robles en la zona norte y vegetación arbustiva con abundancia de plantas aromáticas en el resto. En definitiva zona ideal para el desarrollo de perdices, conejos y liebres.

 

 

 

 Yo heredé la afición a la caza de mi padre que era cazador de perdices, y ya con doce años le acompañaba en sus cacerías; pero a diferencia de él, que era cazador de perdices sin perro, porque ir con perro en un coto con tantos desniveles era dar mucha ventaja a las perdices, mi gran ilusión era tener un perro de muestra y por supuesto de raza. Aquellos libros de la editorial De Vechi sobre pointers y setters me los leía y releía y aquellas fotografias con aquellos perros campeones en muestra eran lo máximo para mí.

   Al fín un día pude tener una perrita pointer joven e inexperta como yo entonces; y aunque como ya me decía mi padre me espantaba mas perdices que otra cosa, yo ya podía ir acompañado al monte tanto en tiempo de caza como el resto del año.

   Con el paso del tiempo tuve pointers, setters , bracos y hasta una perra Epagneul Pont Audemer, pero he de decir que los dos mejores que tuve fueron dos perros cruzados, uno entre pointer y mi perra epagneul Pont Audemer , y el otro entre pointer y pachón navarro. El punto de docilidad de epagneul y de pachón les hizo sin duda mejores en un coto tan dificil por la orografía del terreno.

   Por motivos profesionales me fuí a vivir a Lleida, donde conocí la media veda. Con las codornices en la alfalfas de regadío mis pointers cambiaron de problema. Ellos podían cazar largo, pero cuando daban con la codorniz y una vez que habían hecho la muestra, muchas veces eran incapaces de hacerlas volar. Si la codorniz no volaba pronto los perros se aburrían y volvían a correr en busca de otra.

   Fueron pasando los años y mis hijos Eder y Xabier empezaron a acompañarme y como eramos tres íbamos a cazar con tres perros juntos. La media veda no se dió mal y estábamos contentos con mi setter Rocco y mis pointers Drac y Lia. Al llegar el otoño fuímos a Bargota a cazar perdices, y si con un perro era difícil cazarlas con dos me era imposible poder disparar. Conforme pasaban las jornadas de caza mi paciencia se iba agotando, hasta que un buen día cerca de navidad la obstinación de mi pointer Lia me ayudó a tomar una decisión drástica. Decidí comprarme un perdiguero de burgos porque, independientemente de si cazara o no, tenía la idea preestablecida de que iría siempre a mi lado. Busqué una revista de caza que ya tenía ojeada y llamé al teléfono que anunciaba perdigueros de burgos. Me contestó Fausto Vidal y enseguida me contagió su pasión por esta raza. Al día siguiente fuí a ver los cachorros que me indicó y allí ví al que iba a ser mi primer perdiguero de burgos Duero. Era precioso. Nada que ver con las pocas fotografías que yo había visto de perdigueros de burgos. Cuando Duero tuvo seis meses le solté alguna codorniz y ya a la primera quedó en muestra. Tenía un perdiguero precioso que cazaba y cazaba bien. Ya con un año hizo la media veda y nos convenció que era la raza ideal para nosotros.

 

 

 

Al hacerme con Duero me hice socio de la A.E.P.P.B. y conocí a su presidente Pedro Alvarez. Me explicó el trabajo que había hecho la asociación y los objetivos que tenía. Ví el trabajo de selección que se estaba realizando y sobre todo vi otros perros de la asociación cazando. Eran perros bonitos que cazaban con el standard ideal de caza para la perdiz que los mayores de mi pueblo siempre me habían explicado. Cazaban cerca y pendientes de tí, con una muy buena muestra y con la capacidad de seguir el rastro de forma tenaz en situaciones difíciles.

    Al año de tener a Duero me hice con Diana de Pedralvez, una perdiguera harinera. Para mí Diana de Pedralvez en la caza de la perdíz está dentro de la categoría de los perros especiales. Os puedo contar que ya en su primera temporada de caza en Bargota a la perdiz roja hizo "más"  que todos los perros juntos que había tenido hasta entonces. Cazando a la perdiz tiene un punto de inteligencia. Parece que adivina lo que quieres de ella. Al llegar a la primera emanación ya se pone en muestra, siempre pendiente de donde estoy yo, comienza la guía hacia las perdices, mas despacio cuanto más cerca estamos de ellas. Si la perdiz sale y la mato me la cobra suavemente, pero si cae larga o herida desaparece detrás hasta hacerse con ella.

 

 

 A raíz de tener a Diana de Pedralvez me dí de alta con el afijo Mas Colomer como criador de Perdigueros de Burgos. En la actualidad tenemos en el apartado de cria a los hijos de Diana de Pedralvez: Iru, Arga, Lira, Grada y Lua. Todos ellos han heredado de su madre la finura de nariz y un gran instinto de muestra.

  

DUERO
     
DIANA de PEDRALVEZ
     
IRU DE MAS COLOMER
     
 
VOLVER AL MENÚ PRINCIPAL